AHORA SÉ CÓMO SE DESVANECEN LOS ROSTROS

Ahora sé cómo se desvanecen los rostros,

Cómo bajo los párpados anida el terror.

Cómo el dolor traza en las mejillas

rudas páginas cuneiformes.

Cómo unos rizos cenIcientos y negros

se tornan plateados de repente,

la sonrisa se marchita en los labios dóciles

y en una risa seca tiembla el pavor.

Y no sólo por mí rezo,

sino por quienes permanecieron allí conmigo,

en el frío feroz y en el infierno de Julio,

bajo el muro rojo y ciego.

Anna Ajmátova

(Imágenes—1- Franz Hals 1630/ 2- Anna ajmátovva- museo de Malaga)