VIAJES DESCONOCIDOS

noche-1-foto-desiree-dolron-michael-hoppen-contemporay

“¡Qué delicioso es despertarse en cualquier lugar donde nadie, nadie en el mundo, puede adivinar que uno está! – escribe Rilke en una carta desde Muzot el 3 de febrero de 1923 – Algunas veces me he detenido inesperadamente en ciudades que se encontraban en mi camino, solamente para saborear esta delicia de no poder ser imaginado estando allí por ningún ser viviente, ni alcanzado por ningún pensamiento de los demás. (…) ¡Oh los viajes!  Cuántas veces mi vida se ha encontrado enteramente concentrada en ese único sentimiento de la partida; ¡partir lejos, lejos; y ese primer despertar bajo un cielo nuevo!  Y reconocerse en él; no, aprender más aún de él. Sentir que también allí donde no se estaba nunca, se continúa algo, y que una parte de nuestro corazón, inconscientemente indígena bajo ese clima desconocido, nace y se desarrolla desde el instante de nuestra llegada y nos dota de una sangre nueva, inteligente y maravillosamente instruida sobre cosas que es imposible saber”. 

Nada más que añadir. Cruzamos el mundo atravesando muchas veces grandes viajes programados y acaso nos perdemos los diminutos rincones, el encanto de las pequeñas cosas, el asombro ante los misterios. 

(Imagen.- foto: Desiree Dolron.-Michael Hopper Contemporary)

2 comentarios en “VIAJES DESCONOCIDOS

  1. He aquí tres aforismos de un poeta e historiador marroquí que, a mi humilde ver, merece ser dado a conocer y recorrer uno su obra (poesía, aforismos, novelas y ensayos sobre la historia contemporánea de Marruecos, especialmente, se ha centrado en el protectorado español y en ese diálogo complejo pero tan rico que hemos mantenido siempre).
    Creo que responden simbólicamente a tu hermoso post. Me voy a tomarme la libertad de traducirlos, espero que al autor no le importe :

    Peut être le regard est-il le voyage le plus fulgurant qui soit
    (Tal vez la mirada sea el viaje más fulgurante que quepa ser)

    A force de voyager, arrivera-t-on un jour au départ ?
    (A fuerza de viajar, ¿alcanzaremos algún día la partida?)

    La ruelle engage ses voyages, pour ne pas perdre le monde qu’elle laisse derrière elle
    (La callejuela enrola sus viajes, para no perder el mundo que deja tras de sí)

    Abdelmajid Benjelloun, in Une mouette réveilée d’une tempête, Rabat, 1990

    (F, desde justamente uno de esos lugares perdidos y secretos… un caluroso saludo)

  2. Me adhiero a esa idea feliz del viaje como complemento de nuestra existencia, como un modo de reinventarse. “Viajar, perder países”, escribía Pessoa, creo.

    Lo hago ahora, más que nunca, que me dispongo a emprenderlo. ¿Qué libros llevaré en la maleta?

    Un saludo, desde el pupitre. Y gracias por todo.

    Alejandro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .