TERTULIAS EN LA ETERNIDAD (3) : LOS PISCIS

Muchos Piscis hemos estado hoy en una gran tertulia en una de las profundidades submarinas de lo que antes se llamaba la India occidental y ahora en la eternidad no se llama de forma alguna, rodeados de peces fosforescentes de aletas blancas, de velocidades múltiples, de escamas que huyen en todas direcciones, saliendo y entrando de las grietas y jugando con la tierra y el agua, como hacen siempre. Shakespeare, que es Tauro y no Piscis y no sabemos por qué ha querido acercarse a nuestra tertulia, ha venido junto al rey Lear que, tampoco sabemos por qué, ha querido arremeter contra nosotros, mejor dicho, contra la astrología, en la que él no cree, y nos ha dicho que cuando estamos hartos de fortuna hacemos culpables de nuestros desastres al Sol, a la Luna y a las estrellas, como si fuéramos villanos por necesidad, tontos por compulsión, bellacos, ladrones y traidores, por una obediencia forzada a la influencia planetaria, y eso no estaba bien. Le escuchaban sorprendidos muchos Piscis famosos, por ejemplo Vivaldi, Víctor Hugo, Boticelli, Miguel Ángel, Torcuato Tasso o Einstein, que estaban más interesados en cambio en las maravillas que estaban viendo de los peces fosforescentes que en las palabras del rey Lear. Muchos de esos Piscis elogiaban la fecundidad y vida de los peces, admirados de su prodigiosa capacidad de reproducción y del número infinito de sus huevos. Alguno aprovechaba para hablar de sí mismo, de su Piscis personal, y matizaba cuando decían que él tenía poca consistencia, que era muy receptivo y muy impresionable, indicando que tampoco era tan idealista ni impulsivo.


Había igualmente en nuestra tertulia un Piscis chino que decía que en su país el pez era el símbolo de la suerte y que, acompañado de la cigüeña, si los dos se unían, suponía además la alegría. Otro Piscis quiso dibujar en el agua los dos peces colocados en sentido inverso y unidos por una suerte de cordón umbilical. Bajo esta especie, añadió, podemos situarnos en el gran mar del universo y pertenecemos a la gran comunidad de todos los hombres de la tierra, tal y como la gota de agua se incorpora al océano.
 
 

Así estuvimos durante mucho tiempo, escuchándolo todo, muchos, muchos Piscis más, unos más célebres que otros: Américo Vespucio, el ajedrecista Bobby Fischer, el compositor argentino Astor Piazzolla, la fotógrafa Diana Arbus o Maurice Ravel.

Fue una tertulia larga y muy agradable.

José Julio Perlado

(del libro “Relámpagos”) ( relato inédito)

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

(Imágenes— 1- wikipedia/ 2- Dante Terzigni/ 3- Constable 1812/ 4- Foto captura)
Sin categoría

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.