VISITA A SOROLLA

 

soolla-nhu-mil-ovhocientos-noventa-y-cinco

 

Salitas de paso entre profusión de cuadros, cerámicas valencianas, andaluzas y aragonesas, una chimenea decorada por el propio Sorolla, dibujos realizados en 1911, en Chicago, al dorso de las minutas del restaurante del hotel en que residía el pintor valenciano, quien anotaba rápidamente multitudes de tipos y actitudes, a veces con concisos rótulos: ” Un millonario”,  y que apostillaba, con sequedad casi goyesca, la cabeza de un individuo. Así paseaba, apuntándolo todo, Juan Antonio Gaya Nuño en su “Historia y guía de los museos de España“, y así pasamos y paseamos nosotros años después entre el gentío que contempla las modalidades  y variaciones de la luz en “La bata rosa” o los blancos casi transparentes de “El baño del caballo”.

 

sorolla-bcd-la-siesta-mil-novecientos-once

 

Atractivo palacete en la madrileña calle de Martínez Campos, con amplio jardín, siempre muy grato y muy interesante como museo, que Sorolla hizo construir en 1912 al arquitecto don Enrique María Repullés. Presencia constante en lienzos asombrosos en los que se ve a la esposa de Sorolla, Clotilde García del Castillo, sentada en un sofá o paseando por jardines cercanos a Madrid. La blancura de unas sábanas inundará “Madre”, su cuadro sobre la maternidad en la que dos cabezas – madre e hija menor del pintor – parecen hundirse y resucitar de vida en la profundidad de una cama.

 

sorolla-bvr-clotilde-sentada-en-un-sofa-mil-novecienos-diez

 

Sorolla en París, en 1900,  despierta la sincera admiración de distintos artistas, entre otros del sueco Zorn, amigo del valenciano y con cuya interpretación jubilosa de la luz, como recordaría Lafuente Ferrari, tiene tanta afinidad el arte de Sorolla. Barcas y bueyes junto al mar, vivaces movimientos de cuerpos alegres que nadan y juegan con el agua, viento agitando lienzos. Se visita a Sorolla en los grandes cuadros y también en las menores menudencias del museo. Es en esa intimidad familiar de Sorolla donde aparecen, entre escaleras y salas, esas colecciones de figurillas y de cacharros populares, tallas, recuerdos. Amplios ventanales y altura de la estancia que sirvió de estudio al artista en Madrid como serviría de estudio el gran mar y las ondulaciones de sus blancos.

 

sorolla-bnn-taller-del-pintor-museo-sorolla

 

(Imágenes.-Sorolla:  1.-“Madre” 1895/ 2.- “La siesta”- 1911/ 3.- “Clotilde sentada en un sofá”. 1910/ 4.- taller de Sorolla en su museo madrileño)