SOBRE LA ALEGRÍA

“Si queremos contemplar algo más valioso que este mundo frío, inanimado, herencia de la pobre multitud sin amor y siempre inquieta. ¡Ah! Es preciso que de la propia alma irradie una luz, un  esplendor, una brillante nube luminosa que envuelva a toda la tierra. Y de la propia alma nacida de ella es preciso que nos llegue una voz dulce y soberana, ¡vida y elemento de todos los sones armoniosos! ¡Oh, tú! ¡De corazón puro! ¡No tienes que preguntarme lo que puede ser esta fuerte música en el alma, ni lo que son, dónde existen esta claridad, esta gloria, esta bruma luminosa, ese poder en sí mismo tan bello y generador! ¡La Alegría, virtuosa Señora! La Alegría que jamás fue dada sino a los puros y en la hora más pura. Vida y emanación de la vida, a la vez nube y lluvia. ¡Señora! ¡La Alegría! La Alegría es la dulce voz; la Alegría es la nube luminosa: ¡nos alegramos en nosotros mismos! De allí provienen todos los encantos del  oir y del ver; todas las melodías son los ecos de esa voz, todos los colores emanan de esa luz”.

Coleridge

(Imágenes .- Thomasz Kaluzny.-belhance.net)

4 comentarios en “SOBRE LA ALEGRÍA

  1. Hermosas palabras, José Julio. Sí, en efecto, el espíritu alegre suscita en nosotros un entusiasmo creador, visionario. Todo emana del adentro, de esa luz interior que moldea nuestra mirada, nuestro verbo, y crea un lazo abierto, poético, con el mundo. La alegría es, como dice Coleridge, fuente “de todos los encantos del oír y del ver” pero, aunque a veces nos duela reconocerlo, también el dolor impone sus visiones, tal y como nos recuerda otro poeta, Gibrán Jalil Gibrán, cuando dice que “la poesía es una canción que surge de una herida abierta o de una boca sonriente”. La mirada poética, esa “música del adentro”, surge tanto de la alegría que hace bailar nuestro encuentro con el mundo, como del dolor que este mismo mundo nos impone, y ello “malgré nous”, dolor que el poema, justamente, buscará arropar, trascender o, sencillamente, saber nombrar, acoger. De esos dos gestos, sinceros en su amor, nace toda música.

    • Faycal,

      Gracias, como siempre, por tus palabras. Tanto la alegría como el dolor se transforman y subliman en la escritura: unas veces para impulsarnos a escribir y a crear con ímpetu, otras para desahoganos y elevarnos de la posible – y quizás equívoca – tristeza.

      Saludos muy cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .