LOS SUEÑOS, EL TIEMPO

“Soñé que estaba de pie en lo alto de una torre elevadísima, solo, contemplando desde arriba miríadas de aves que volaban en una direccción. Estaban allí todas las especies de aves, todas las aves del mundo. Era un noble espectáculo aquel vasto y aéreo río de aves. Pero, de pronto y de manera misteriosa, cambió el engranaje y el tiempo se aceleró, de modo que vi generaciones de aves, las vi romper los cascarones, nacer a la vida, debilitarse, vacilar y morir. Las alas solo crecían para arruinarse; los cuerpos eran lisos y lustrosos, y luego en un abrir y cerrar de ojos, sangraban y se consumían, y la muerte hería por doquier a cada segundo. (…) Pero el engranaje volvió a sufrir un cambio y el tiempo corrió aún más deprisa, y con tal velocidad lo hacía, que no se percibía en las aves el menor movimiento, asemejándose a una enorme llanura sembrada de plumas. Sin embargo, por aquella llanura, oscilando entre los cuerpos, pasaba ahora una especie de llama blanca, temblando, danzando, apresurándose luego. Y, tan pronto como la vi, comprendí que aquella llama era la vida misma, la quintaesencia del ser…”.

J.B. Priestley: “El hombre y el tiempo“.

(Imágenes:- 1 .-Henry Peach Robinson.-1857.-The Metropolitan Museum of Art.-scholars resource/ 2.-Lady of Schalott.-Atkinson Grimshaw.-victorianweb)

2 comentarios en “LOS SUEÑOS, EL TIEMPO

  1. Sublime, maestro…. Enigmático, onírico, como el propio tiempo. Me recuerda un poema de Paul Celan que dice:

    Ciégate para siempre:
    también la eternidad está llena de ojos –
    allí
    se ahoga lo que hizo caminar a las imágenes
    al término en que han aparecido,
    allí
    se extingue lo que del lenguaje
    también te ha retirado con un gesto,
    lo que dejabas iniciarse como
    la danza de dos palabras sólo hechas
    de otoño y seda y nada.

    (Cambio de aliento, traducción de José Angel Valente)

  2. Mi inconsciente me evocó al leer ésto ( sin querer ser hereje) al libro de San juan , el Apocalipsis.
    Es como si el personaje del sueño tuviera por ” un instante” la facultad de dejar de ser hombre y observar cómo pasa la vida , ” tan callando” , sin que ésta le afecte de manera alguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .