MODIGLIANI ENTRE CIRIOS

Rrecordaba Epstein que cuando visitó a Modigliani en 1912 el artista, en la noche, rodeaba a sus cabezas de cirios encendidos resaltando el contenido simbólico de sus hieráticas figuras. En Venecia, en 1902, ya había manifestado su “ardiente deseo de llegar a ser escultor“. “La única manera de salvar la escultura – había dicho – es empezar a tallar de nuevo“.

Por esta “Tête” se han pagado ayer 43 millones de euros en una subasta. Sesenta y cinco centímetros de altura, figura oval, ojos en forma de almendra, labios finos, cuello alargado. Hay una contemplación en ella, una espiritualidad que emana de la piedra. Se ha dicho que las cabezas de Modigliani son ídolos mudos, fascinadora solemnidad que enlaza con sus enigmas de estructura. Se ha recordado también que parecen pedazos arrancados a una arquitectura viva.

Escultura silenciosa la de ayer frente a los focos. Baja los ojos ante admiraciones y aplausos.

Y guarda para sí misma una misteriosa melancolía.

(Imagen.-“Tete” de Modigliani en la subasta de Christie`s, el 14 de junio.-foto AFP)