VIAJES POR EL MUNDO (20) : BANGKOK

 

“Todo el reino de Siam pertenece al Rey. El Rey es dueño del suelo, de los edificios, de los habitantes y de la riqueza de los habitantes – así lo relataba en una de sus crónicas Eca de Queiroz -. Puede, si quiere, donar, hipotecar, tocar o vender el reino con todo lo que está dentro de las fronteras. Es una posesión agradable. El pueblo, por su parte, considera al Rey, no como su dueño, sino como su dios. Y la fórmula religiosa que define las relaciones y deberes entre pueblo y Rey es ésta: “Del Rey recibe el pueblo, la vida, el movimiento y el ser.”

El Rey tiene un nombre inmenso; se llama Prabat-Tomedetch- Pra – Paramandir, etc, etc. Todo él no cabría en cincuenta líneas. Y cada vez que se habla del Rey (sólo los nobles gozan de ese privilegio) , es de etiqueta invocarlo con todo el nombre. Una conversación con su Majestad dura así largas y largas horas por causa del nombre. En realidad, la más laboriosa y pesada ocupación de la corte es pronunciar el nombre del Rey.

 

 

Personalmente, el Rey es un hombre excelente, culto, afable, gracioso, bondadoso. Sus modales tienen nobleza. Lo que le echa a perder  es su ilimitado poder, su posición de divinidad y la prodigiosa e inverosímil adulación que le rodea. Así es una regla, cumplida con fervor, que todo siamés que tiene una hija bonita la dé como regalo al Rey. Y el Rey, a pesar de ser joven, de no contar aún cuarenta años , ya tiene ¡ciento ochenta y tantos hijos!… Todos ellos, esposas e hijos, viven en el palacio, que ofrece las proporciones de una vasta ciudad. Hay calles enteras de esposas. Hay barrios enteros de hijos. Toda esta inmensa familia vive con un lujo inmenso, y el Rey, a pesar de disponer de todas las riquezas de Siam como suyas, está horriblemente empeñado en Londres. A veces, sin embargo, él mismo procura hacer economías; el Rey, por ejemplo, dio órdenes para que, por economía, no se herrasen más los caballos de las caballlerizas. Había cien jinetes: eran cien herraduras ahorradas.

 

 

El Rey nunca sale de palacio; no conoce su reino; sólo conoce su capital, que es Bangkok. Cuando en ocasiones da un paseo, eso es una gran fiesta, una gran gala. Las calles son allanadas y aireadas; se pintan las casas; los canales reciben una rápida limpieza; toda la población se lava y se cubre de joyas, y para que no llueva se celebran rogativas en los templos. Después el Rey se recoge, y por muchos y muchos meses, Bangkok recae en su tradicional porquería y abandono. Si no hay palacio, no hay aseo. Por lo demás, el palacio es la nación.”

 

 

(Imágenes- Bangkok :- 1-nomadicmatt com/ 2-lionely planet/ 3-ypotubr/ 4-airwais)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .