THOMAS WOLFE Y EL EDITOR DE LIBROS

 

 

thomas-wolfe-el-cultural

 

“Le parecía que todo ese increíble milagro de su propia vida y su propio destino – dice el protagonista de la novelaDel tiempo y el río de Thomas Wolfe – había ordenado todos estos hechos circunstanciales en significados coherentes y relacionados. Sentía que todo – el poderoso movimiento del tren, el infinito misterio y la solitaria desolación de la tierra, el sentimiento de lujo, abundancia e ilimitada riqueza que era estimulado por el rico mobiliario del Pullman y el aire generalizado de afluencia de tantos hombres prósperos – le pertenecía, que todo había surgido de su propia vida y que estaba listo para servirle a la menor de sus órdenes”.

Thomas Wolfe, su vida y sus obras  – párrafos como éste, escondidos en millares de páginas – aparecen en “El editor de libros”,  la película que presenta al escritor norteamericano y a su editor en el forcejeo de la sensatez contra la impetuosidad, la batalla entre la medida y la dispersión. Como apuntó el analista y crítico británico Malcolm Bradbury, Wolfe construyó una épica del Yo, la vida y los Estados Unidos, tres enormes empresas a las que entregó sus esfuerzos novelísticos, un sentido más profundo del cambio histórico, que en parte le venía de una visión política más enérgica, y en parte de su ambición por aplicar mayor peso simbólico o mítico al material autobiográfico.

 

el-editor-de-libros-el-cine-en-la-sombra

 

“Escribí sobre la  noche y la oscuridad de los Estados Unidos y sobre las caras de los durmientes en 10.000 pueblos, y sobre las mareas del sueño y sobre cómo fluían los ríos eternamente en la oscuridad… Escribí sobre la muerte y sobre el sueño – decía Thomas Wolfe-, y sobre esa roca legendaria de vida que llamamos la ciudad”. “Hay pocas vidas heroicas – confesaba en una carta -; de la única que sé lo suficiente es de la mía propia. Esto puede sonar presuntuoso, quizá, pero como es cierto, no veo la razón para negarlo”. “Creo – dijo en otra ocasión – que estamos perdidos aquí, en los Estados Unidos, pero creo que seremos encontrados. Y esta creencia, que llega ahora a la catarsis del conocimento y la convicción, es para mí – y creo que para todos – no nuestra única esperanza, sino el sueño vivo y eterno de los Estados Unidos. Creo que la vida, tal como se ha dado en los Estados Unidos, y tal como nos determina a nosotros – las formas que hemos hecho, las células que crecieron, el panal que se ha creado – era autodestructiva por naturaleza y debe ser destruida. Creo que estas formas están muriendo, y que deben morir, así como creo que los Estados Unidos y el pueblo que vive en ellos no pueden morir, están aún sin ser descubiertos, son inmortales, deben vivir”.

 

7X2A3167.cr2

7X2A3167.cr2

 

(Imágenes .-1-Thomas Wolfe- el ciltural/ 2.- imagen de la película “El editor de libros”- el cine en la sombra/ 4.- imagen de la película)