EPITAFIO

 

d

 

“Escribió un drama: dijeron que se creía Shakespeare;

Escribió una novela: dijeron que se creía Proust;

Escribió un cuento: dijeron que se creía Chéjov;

Escribió una carta : dijeron que se creía Lord Chesterfield;

Escribió un diario : dijeron que se creía Pavese;

Escribió una despedida: dijeron que se creía Cervantes,

Dejó de escribir: dijeron que se creía Rimbaud;

Escribió un epitafio: dijeron que se creía difunto”.

(Epitafio encontrado en el cementerio Monte Parnaso de San Blas, S. B., recogido por Augusto Monterroso en “La letra e”)

(Imagen – Sarah Wilmer)

PASANDO MI CANCELA

“Pasando mi cancela, un estrecho

sendero que sale del pueblo

sigue hasta un bosque:

cuando por allí

parece obligado pararse

y mirar sobre la valla

de tu jardín, donde (en

aquellas circunstancias)

te enterraron como un querido

y viejo perro de la familia.

Enemigos

hace veinte años,

ahora puerta con puerta, podríamos

habernos hecho buenos amigos,

al compartir un ámbito común

y el amor de la Palabra,

ante un Kremser dorado

habríamos tenido largos

coloquios sobre sintaxis, comas

y versificación”.

W. H. Auden

Auden  -recuerda Cees Nooteboom en “Tumbas de poetas y pensadores(Siruela) – escribió esta poesía para un colega al que nunca conoció”.

(Imágenes:- 1. W. H. Auden- 1930 -por Cecil Beaton/2.-Erika Mann y W. H. Auden- 1935-por Alec Bangham)