PALABRAS QUE SE LAS LLEVA EL VIENTO

El viento fue limpiando las palabras empañadas, todas las voces y diálogos que se habían quedado prendidos en los jirones de los escaparates, entre acera y acera, en callejuelas pobladas de susurros y gritos, palabras destrozadas ya y desgarradas, despedazadas, despegadas del aire, y que el viento fue empujando, como cada mañana, mientras todos dormían, antes de que nadie hablara otro día y otra vez, y el viento se fue llevando las hojas revoloteadas de las frases y de las discusiones, el remolino de los suspiros amororos de los novios, los frenazos, los pasos cruzados entre semáforos, las bienvenidas y los adioses desde lejos. El viento empezó, como cada mañana, barriendo las palabras y sonidos de todas las calles, rebañando cada portal y cada quicio y limpiando todo el muro del aire entre las casas hasta dejarlo vacío y preparado, una ciudad de huecos transparentes y radiantes, embellecidos, dispuestos para la jornada inminente. Y el viento fue llevándose las palabras en trocitos pequeños, y cuesta abajo, poco a poco, como en cada amanecer, las fue volcando al fin de la ciudad, las echó al fin por la ventana, para que acabaran en el mar.

(Imagen: Ito Kosho.-Kino-Niku.-Tsuchi-no-Ha.-1991.-Museum of Art Takamatsu.-foto Yoshitaka Uchida)