EL MAR ES UN OLVIDO…

El mar es un olvido,

una canción, un labio;

el mar es un amante,

fiel respuesta al deseo.

 

Es como un ruiseñor,

y sus aguas son plumas;

impulsos que levantan

a las frías estrellas.

 

Sus caricias son sueño,

entreabren la muerte,

son lunas accesibles,

son la vida más alta.

 

Sobre espaldas oscuras

las olas van gozando.

Luis Cernuda.- (“Donde habite el olvido)” (1934)