Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sandro Boticelli’

 

 

“A lo largo de los años he podido observar que el auténtico maestro suele ser dos cosas: severamente exigente, por un lado, y por otro, afectuosamente generoso.” Estas palabras, pronunciadas por Claudio Guillén el 24 de febrero de 2000 en la “cátedra Jorge Guillén” de la Universidad de Valladolid, y reunidas en “Entre el saber y el conocer”, retratan el perfil del maestro tal y como el autor lo vivió a lo largo de años. “El maestro es hoy por hoy – continuaba– quien impulsa bien a las claras el mecanismo de ejemplaridad que ha sido fundamental en nuestra civilización, lo mismo occidental que oriental. La ejemplaridad  es algo que acontece, como un proceso interior a la trayectoria de unas relaciones reales entre hombres y mujeres diferentes. Es todo lo contrario de la norma, el dogma abstracto, la idea vista como esquema elevado y remoto. Es la encarnación de las normas a través del influjo personal, del individuo que da “buen ejemplo” a quienes conviven con él. Sin sermones ni ademanes autoritarios, esa persona ofrece no ya una orientación sino una inspiración. No es, muchas veces, que no sepamos qué hacer o qué imitar. Pero el influido, el inspirado, necesita un ejemplo concreto para llegar a hacer lo que viene deseando hacer, para perfeccionar no sus conceptos sino su comportamiento. Un influjo humano, una experiencia vivida, acaso inolvidable, consigue actualizar lo que quedaba latente anteriormente. Y lo que se viene transmitiendo, claro está, es unos valores.”

 

 

Claudio Guillén recordaba en esa conferencia a ciertos maestros – algunos  de ellos famosos – que él había tenido. Pero a su primer maestro, el profesor de Historia del Arte, Lane Faison, no lo olvidaría. “ El profesor Faisonevocaba – dedicaba cada clase a un artista individual, digamos Boticelli, o Manet, o Matisse. Escribía unos datos antes de empezar en la pizarra y presentaba sus diapositivas, perfectamente ordenadas, con mucha serenidad y una voz sorda, casi confidencial. Entonces se producía una prodigiosa iluminación, el tránsito de ver a mirar, de mirar a descubrir, y luego a sentir y entender y relacionar. Nos enseñaba a ser atentos. Pedía y despertaba la capacidad de atención del alumno, la paciencia minuciosa, la sensibilidad ante los pormenores del objeto de interpretación. Amigos, ¿qué conseguí yo tal vez, muchos años más tarde, si no acercarme en alguno de mis  trabajos a la obra literaria con la misma atención que me había enseñado aquella experiencia de la pintura?

 

 

Faison consagraba todos sus esfuerzos a la enseñanza, sin escatimarlos, sin ambigüedad alguna. Todo en él parecía sencillo y verdadero. ¿Cómo explicar la calidad personal del maestro que logra comunicar perfectamente la calidad del objeto de estudio?”

 

 

(Imágenes.-1-Bosco Sodi- 2017/ 2- Jeon Gwang Young/ 3-Jackson Pollock- 1950/ 4- Arshile Gorky- 1947)

Read Full Post »

 

 

“Maestro – leemos en el Canto Séptimo deEl infierno” de Dante -, dime también qué es esa Fortuna de que me hablas y que tiene en sus manos los bienes del mundo”. “¡ Oh vanas criaturas! – me replicó -. ¡Cómo os ciega la ignorancia! Quiero que te penetres bien de mis palabras. Aquel cuya sabiduría trasciende a todo hizo los cielos y les dio una guía, de modo que de una parte u otra llega el esplendor con la luz distribuida armoniosamente. De la misma manera señaló una guía rectora a los esplendores mundanos, la cual, de tiempo en tiempo, cambiase los bienes de nación en nación, de una en otra familia, más allá del alcance de la prudencia humana, por lo cual una nación impera y otra languidece, según la voluntad de aquella que está oculta como la serpiente en la hierba”. Es en este Canto Séptimo donde se habla de los avariciosos, y Dante, en unos versos precedentes, quiso describirlos así en el infierno: “Se entrechocaban y se revolvían retrocediendo y gritando “¿ Por qué atesoras?” y “¿Por qué derrochas?” Así volvía cada uno al punto de partida por el tétrico círculo, gritándose siempre el mismo estribillo odioso, para regresar de nuevo y, al juntarse en el centro, renovar su injuriosa algarabía”.

 

 

Ahora el director de cine alemán Ralph Loop ha presentado en Madrid “Boticelli, Inferno”, un paseo cinematográfico dentro de los cauces del documental sobre las ilustraciones que el gran artista italiano realizó para los primeros diecinueve Cantos del “Infierno” de Dante. Es un recorrido sobre las salas florentinas, los paisajes ingleses, las mejores bibliotecas del mundo. Se indaga sobre Boticelli teniendo como fondo a Dante. En las Notas a las “Vidas” que escribió Vasari y en las que glosa a Boticelli se recuerda que estos dibujos del gran artista de Florencia se encuentran custodiados en la Biblioteca Vaticana y en el Gabinete de Dibujos y Grabados de Berlín. Vasari dice de Boticelli : “el Papa le pagó una buena suma de dinero, que derrochó y gastó en su estancia en Roma, por vivir azarosamente como era habitual en él. Cuando acabó y se descubrió la parte que se le había encargado, volvió inmediatamente a Florencia. Y aquí, como era una persona sofisticada, se dedicó a comentar una parte de Dante, ilustró el “Infierno” y lo imprimió, a lo cual dedicó mucho tiempo, y como no trabajaba, esto le causó muchos desórdenes en su vida”.

 

 

Boticelli quiso volver a Dante en cierto momento de su vida. ” Volver a Dante glosaba Carlo Bo –  aun tratándose de un texto de uso común y diario en su tiempo – significaba que en Dante Boticelli encontraba un sentido para la historia de aquel mundo cuya extrema fragilidad había sorprendido en determinados detalles”. En el “Infierno” coloca Dante numerosos pecadores. Si en el Canto Séptimo aparecen los avariciosos, en el Canto Diecisiete, por ejemplo, descubrimos a los usureros y a la usura, ” muy cerca de la combinación de mercancías y de la actividad humana – como  así lo recordaba Osip Mandelstam en su “Coloquio sobre Dante” -. La usura paliaba la ausencia de un sistema bancario, del que se sentía ya una imperiosa necesidad; era el más indignante de los males de aquella época, pero al mismo tiempo era una necesidad que facilitaba el comercio con el Mediterráneo. La Iglesia y la literatura cubrían de oprobio a los usureros, pero la gente seguía acudiendo a ellos. Había incluso algunas familias nobles que practicaban la usura: banqueros que tenían bienes territoriales, una base agraria, y esto irritaba especialmente a Dante.Y el paisaje de ese Canto Diecisiete del “Infierno” es de arenas incandescentes. Sobre la arena están sentados los más ilustres usureros de Florencia y de Padua. Cada uno lleva al cuello un saquito con el escudo de su familia bordado en él sobre un fondo de color”.

Es la imagen de Dante sobre determinados males. Es la imagen de Boticelli acercándose a Dante con sus dibujos. Es la imagen sobre los dos grandes artistas que recibimos nosotros.

 

 

(Imágenes- 1- Boticelli – ilustración para la “Divina Comedia” de Dante -clivejames com/ 2- Florencia-umitrips/ 3- libro sobre los dibujos de la “Divina Comedia”/ 4- Boticelli -concepción del Infierno de Dante-1490- wikipedia)

Read Full Post »

PRIMAVERA

 

primavera-vfr-boticelli

 

“Es mi amado un gamo, parece un cervatillo. Vedlo parado tras la cerca, mirando por la ventana, atisbando por la celosía. Habla mi amado y me dice: ” Levántate, amada mía, hermosa mía y ven. Mira, el invierno ya ha pasado, las lluvias cesaron, se han ido. Brotan las flores en el campo, llega la estación de la poda, el arrullo de la tórtola se oye en nuestra tierra. En la higuera despuntan las yemas, las viñas en flor exhalan su perfume. Levántate, amada mía, hermosa mía, y vente. Paloma mía, en las oquedades de la roca, en el escondrijo escarpado, déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz: es muy  dulce tu voz y fascinante tu figura”.

Cantar de los Cantares, 2, 8- 14

(Imagen.-Boticelli)

Read Full Post »