AY, AMOR, QUE SE AHOGA, AY, EN UN VASO DE AGUA

paissjes.-7789.-agua.-goodmemory

“Iza la flor su enseña,

agua, en el prado.

¡Oh, qué mercadería

de olor alado!

¡Oh, qué mercadería

de tenue olor!

¡cómo inflama los aires

con su rubor!

¡Qué anegado de gritos

está el jardín!

“¡Yo, el heliotropo, yo! ”

“¿Yo? El jazmín.”

agua.-rrfb.-Marcia Rafelman Fine Arts. com

Ay, pero el agua,

ay, si no huele a nada.

Tiene la noche un árbol

con frutos de ámbar;

tiene una tez la tierra,

ay, de esmeraldas.

El tesón de la sangre

anda de rojo;

anda de añil el sueño;

la dicha, de oro.

Tiene el amor feroces

galgos morados;

pero también sus mieses,

también sus pájaros.

agua.-774de.-por Arno Rafael Minkkinen.-1994.-artnet

Ay, pero el agua,

ay, si no luce a nada.

Sabe a luz, a luz fría,

sí, la manzana.

¡Qué amanecida fruta

tan de mañana!

¡Qué anochecido sabes,

tú, sinsabor!

¡cómo pica en la entraña

tu picaflor!

Sabe la muerte a tierra,

la angustia a hiel.

Este morir a gotas

me sabe a miel.

Ay, pero el agua,

ay, si no sabe a nada.

objetos.-98nn.-agua.-reaktorplayer

(BAILE)

Pobrecilla del agua

ay, que no tiene nada,

ay, amor, que se ahoga,

ay, en un vaso de agua.”

José Gorostiza.-“Muerte sin fin”

(Imágenes.-1.-grodmemory.gil/ 2.-Marcia-Rafelman-fine arts.-Toronto.-Canadá/ 3.- Arno Rafael Minkkinen.-1994.-artnet/ 4.-reaktorplayer)

QUIERO ESCRIBIR DE DÍA

escribir.-334vb.-por Arno Rafael Minkkinen.-2000.-artnet“Quiero escribir de día

 

De cara al hombre de la calle,

y qué

terrible si no se parase.

 

Quiero escribir de día.

 

De cara al hombre que no sabe

leer,

y ver que no escribo en balde.

 

Quiero escribir de día.

 

De los álamos tengo envidia,

de ver cómo los menea el aire”.

Blas de Otero:  “Cantar de amigo“.-(“Universidad de México”, 1957)

(Imagen: foto de Arno Rafael Minkkinen.-2000.-artnet)

VERANO 2009 (14) : MIGUEL HERNÁNDEZ

mar.-887g.-foto por Arno Rafael Minkkinen,.2002.-artnet

“Tengo estos huesos hechos a las penas

y a las cavilaciones estas sienes:

pena que vas, cavilación que vienes

como el mar de la playa a las arenas.

 

Como el mar de la playa a las arenas,

voy en este naufragio de vaivenes,

por una noche oscura de sartenes

redondas, pobres, tristes y morenas.

 

Nadie me salvará de este naufragio

si no es tu amor, la tabla que procuro,

si no es tu voz, el norte que pretendo.

 

Eludiendo por eso el mal presagio

del que ni en ti siquiera habré seguro,

voy entre pena y pena sonriendo”.

Miguel Hernández:El silbo vulnerado” (1934)

(Imagen.- foto de Arno Rafael Minkkinen.-2002.-artnet)