LA POESÍA ES ASOMBRO

 

 

“Encuentro un significado más profundo —decía Pessoa — en el aroma del sándalo, en unas viejas latas que yacen en el montón de inmundicias, en una caja de cerillas en la cuneta, en dos papeles sucios que un día ventoso ruedan y se persiguen calle abajo, que en las lágrimas humanas. La poesía es asombro, admiración como la de un ser caído del cielo en plena consciencia de su caída y atónito ante las cosas. Como la de alguien que conociese el alma de las cosas y se esforzara por rememorar ese conocimiento recordando que no era así como las había conocido, no con esas formas y en esas condiciones, pero no recordando nada más.

 

 

Hay poesía en todo, en la tierra y en el mar, en los lagos y en las márgenes de los ríos. La hay también en la ciudad — no lo neguemos —, hecho evidente para mí mientras me encuentro aquí sentado: hay poesía en esta mesa, en este papel, en este tintero; hay poesía en la trepidación de los coches por las calles; en cada movimiento ínfimo, vulgar, ridículo, de ese obrero que, al otro lado de la calle, pinta el rótulo de una carnicería.”

 

 

(Imágenes—1-flores del desierto – Sueo Takano/ 2-Vivían Maier- Nueva York – 1955/3- Pessoa por José de Almada Negreiros)

EL MISTERIO DE LAS COSAS

 

 

“El misterio de las cosas, ¿dónde está?

Si apareciese, al menos,

para mostrarnos que es misterio.

¿Qué sabe de esto el río, qué sabe el árbol?

Y yo, que no soy más, ¿qué sé yo?

Siempre que veo las cosas

y pienso en lo que los hombres piensan de ellas,

río con el fresco sonido del río  sobre la piedra.

El único sentido oculto de las cosas

es no tener sentido oculto.

Más raro que todas las rarezas,

más que los sueños de los poetas

y los pensamientos de los filósofos,

es que las cosas sean realmente lo que parecen ser

y que no haya nada que comprender.

 

 

 

Sí, eso es lo que aprendieron solos mis sentidos:

las cosas no tienen significación : tienen existencia.

Las cosas son el único sentido oculto de las cosas”.

Alberto Caeiro

 

 

(Imágenes—1- Claire Rothstein/ 2-Leonard Foujita – 1921- museo nacional de arte moderno/ 3-  Almedia Marcellus – art instituto Chicago)

VIAJES POR EL MUNDO (26) : COLOR DE LISBOA

 

 

“Color. De Lisboa se puede decir que hasta los daltónicos discuten sobre su color —evoca Cardoso Pires en su “Diario de a bordo” —. Fíjese, lo que predomina es el ocre  advierte un byroniano que está de paso. El verde, el verde, contrapone alguien a continuación, con los ojos en el Terreiro do Paco:” hasta el caballo de Don José se va poniendo verde, comido por el mar”, decía Cecilia Meíreles. O el blanco, el blanco recuerda espumas del océano, cal de muros, Mediterráneo, “se siente una nostalgia blanca…”,  escribió Mary McCarthy en una “Carta de Portugal”, y Alain Tanner, cineasta civilizado, no se anduvo con rodeos y llamó a esto “Ciudad Blanca”.

 

 

Por esas y por otras razones es muy difícil para un pintor plasmar el color de nuestra ciudad. A veces aparece en las acuarelas de Bernardo Marques, sí, un poco: o en l a ingenua suavidad de Carlos Botelho. Está en aquel atardecer casi lúgubre del Largo de Camoes, de Abel Manta, en la Rua Augusta a Noite, de un modestísimo académico como José Contente, y, sin duda, en la descripción del Alto de Santa Catarina de Joao Abel. Podemos verla en azul en la versión de Vieira da Silva, como ya la habíamos visto en un célebre azulejo del siglo XVlll pero, en Vieira da Silva, Lisboa es un recuerdo que le quedó en el corazón porque, incluso en otros temas muy alejados de éste, muchos de sus discursos cromáticos son ecos de los azulejos lisboetas por su luz y su composición ”


 

(Imágenes—1-Abel Manta- largo Camoes/ 2-Bernardo Marques -Lisboa- artnet/3- Rui Palha)

LOS TRABAJOS DE LA MANO

 

 

“Empiezo a darme cuenta: la mano

que escribe los versos

ha envejecido. Ha dejado de amar la arena

de las dunas, las tardes de lluvia

menuda, el rocío matinal

de los cardos. Prefiere ahora las sílabas

de su aflicción.

Siempre ha trabajado más que su hermana,

un poco mimada, un poco

perezosa, más bonita.

Le ha tocado siempre

la tarea más dura: sembrar, coger,

coser, fregar. Pero también

acariciar, es cierto. La exigencia,

el rigor, acabaron fatigándola.

El final no puede tardar: ojalá

tenga en cuenta su nobleza.”

Eugenio de Andrade– “Los trabajos de la mano” -“Oficio de paciencia” (1994)

 

 

 

(Imágenes- 1-Paul Caponigo- 1965/ 2-Man Ray -1937)

 

¡QUÉ LEJOS EL AYER!

 

 

“l Qué lejos el ayer! Nuestro pasado

a infinita distancia del presente.

Lo que se ha ido, próximo o lejano,

hoy nos parece a similar distancia.

Lo que ha de ser, qué lejos de este sitio

en que podrá decir : yo soy ahora.

Como una ola que a otra ola engulle

antes que nos alcance, así es el tiempo

cuya esencia consiste en no ser nada.

Por igual tiraniza nuestra suerte,

que no puede evitar ni un sol destruido

ni retrasar un truco en su llegada.

Así es el tiempo que a morir nos lleva.

Lo sabe el corazón y de ahí su miedo.”

Fernando Pessoa-“ 35 sonetos” (traducción de Francisco Barrionuevo)

 

 

(Imágenes -1- Kandinsky – 1910/ 2- Henri Matisse- 1938)

BUSCA LA ROSA

flores.-ttgbn- rosa blanca.-Georgia O `Keeffe.-1927

 

“Busca la rosa.

Donde ella esté

estarás fuera de ti. Búscala en prosa,

puede ser

que en prosa ella florezca

aún, bajo tanta

metáfora; puede ser, y que cuando

en ella te veas, te reconozcas

como ante una infancia

inicial no empañada

por ninguna palabra

y ningún recuerdo.

Quizá entonces puedas

escribir sin porqué,

evidencia de nuevo de la Razón

y pasaje para lo que no se ve”.

Manuel Antonio Pina.-“A un joven poeta”

 

flores-ww-rosas- Henri Fantin -Latour- mil ochocientos ochenta y cuatro

 

(Imágenes.- 1.-Georgia O`Keeffe- 1927/ 2.- Henri Fantin Latour- 1884)

NEREIDA

mar-bbcce-caracola- diccionarioimagenes com

 

“El rabino Moisés, viejo judío de Harlem,

cuya riqueza astral a los propios reyes cautiva,

entre los mil prodigios de su palacio

posee, en un salón precioso, una nereida viva.

 

mar.-6999.-fondo del mar.-colores subamarinos.-Ken Bondy.-NSF

 

Muda y pálida como un rosal moribundo,

en el triste rincón de un sombrío jardín de hospital,

la infeliz nereida sus días va consumiendo,

escuchando aquello que le cuenta la caracola rosa.

 

MAR.-345.-el pez payaso y la anémona burbuja en la punta.-foto David Doublet.-Natiomal Geographic

 

Hechizada por la caracola, retorna en espíritu,

al armonioso jardín de las espumas natales,

donde ve tritones con algas coronadas

que persiguen ninfas, ornadas de corales.

 

animales.-98nn.-peces.-Madame Yevonde.--peces y burbujas de vidrio.-1934

 

Hechizada por la caracola, se adormece al claro de luna

escuchando el lánguido adagio de los alciones,

y con sus hermanas desciende al fondo del mar,

donde, entre plantas marinas, va

en busca de los tesoros de los náufragos.

 

figuras.-62sd.-Victoria Horkan.-peces voladores

 

Y así, atenta en escuchar lo que le dice la caracola únicamente,

en un sonoro eco que le encanta y arrebata enteramente,

en ese rico salón, la infeliz nereida nada escucha ni ve

de aquello que en torno a ella sucede…”

Eugénio de Castro-“La nereida de Harlem” (traducción de Eugenio D`Ors)

 

 

mar-ynnff-photo Jeff Mullins-reefwreckandcritter com

 

 

(Imágenes- 1.-diccionarioimagines.com/ 2.-Ken Bondy/ 3.-David Doubilet– National Geographic/ 4.-madame Yevonde– 1934/ 5.- Victoria Horkan/ 6.– Jeff Mullins.-reefwreckandcritter)