Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Eva Rubinstein’

sueños.-rggyu.-José de Ribera.-1639

 

“El hombre soñaba que estaba durmiendo en un cuarto igual a aquel en que dormía en la realidad, y también en ese segundo sueño soñaba que estaba durmiendo, y soñando el mismo sueño en un tercer cuarto igual a los dos anteriores. En aquel instante sonaba el despertador en la mesa de noche de la realidad, y el dormido empezaba a despertar. Para lograrlo, por supuesto, tenía que despertar del tercer sueño al segundo, pero lo hizo con tanta cautela, que cuando despertó en el cuarto de la realidad había dejado de sonar el despertador. Entonces, despierto por completo, tuvo el instante de duda de su perdición: el cuarto era tan parecido a los otros de los sueños superpuestos, que no pudo encontrar ningún motivo para no poner en duda que también aquél era un sueño soñado. Para su gran infortunio,

 

 

cometió por eso el error de dormirse otra vez, ansioso de explorar el cuarto del segundo sueño para ver si allí encontraba un indicio más cierto de la realidad, y como no lo encontró, se durmió a su vez dentro del sueño segundo para buscar la realidad en el tercero, y luego en el cuarto y en el quinto. De allí – ya con los primeros latidos de terror – empezó a despertar de nuevo hacia atrás, del quinto sueño al cuarto, y del cuarto al tercero, y del tercero al segundo, y en un impulso desatinado perdió la cuenta de los sueños interpuestos y pasó de largo por la

 

 

realidad. De modo que siguió despertando hacia atrás, en los sueños de otros cuartos que ya no estaban delante, sino detrás de la realidad. Perdido en la galería sin término de cuartos iguales, se quedó dormido para siempre, paseándose de un extremo a otro de los sueños incontables sin encontrar la puerta de salida de la vida real, y la muerte fue su alivio en un cuarto de número inconcebible que jamás se pudo establecer a ciencia cierta.”

 

(Según Francisco Rico en su  “Breve biblioteca de autores españoles” (Seix Barral)  García Márquez nunca se decidió a escribir ese cuento “porque – confiesa – su parentesco es evidente.” Tan evidente – dice Rico – que Borges lo había hilvanado más de una vez. Francisco Rico lo sitúa “en el limbo de los cuentos no escritos” por el colombiano)

 

 

(Imágenes:- 1.- José de Ribera.– 1639.- wikipedia/ 2.-Eva Rubinstein/ 3-Masha Kurbatova/ 4.-Aat Veldohen)

Read Full Post »

escritores-ccvv-carl-jung-cartier-bresson-suiza-mil-novecientos-sesenta-y-uno

 

“La gente no puede evitar el percatarse de que en casa usted es muy distinto de lo que aparenta ser en público. Usted ignora entonces quién es el verdadero hombre: ¿el que actúa en su casa y en sus relaciones íntimas o el que aparece en público?”.

Estas preguntas se las planteaba Jung hablando con Richard Evans sobre el inconsciente en general y el inconsciente colectivo en particular.

 

interiores-998-sueno-foto-eva-rubinstein

 

Ahora, en el centenario del inconsciente colectivo, las palabras de Jung vuelven a resonar:

“La persona es un cierto sistema de conducta complicado – decía – y que es en parte dictado por la sociedad y en parte dictado por las esperanzas y deseos que cada uno cultiva (…) ¿Quién es el verdadero hombre, el de casa o el que aparece en público? Es una cuestión de Jekyll y Hyde. A veces hay tal diferencia que casi podríamos  hablar de una doble personalidad, que será tanto más neurótica cuanto más pronunciada. Se vuelven neuróticos porque actúan de dos formas distintas; se contradicen siempre a sí mismos y lo ignoran cuanto más inconscientes sean. Piensan que son un solo individuo, pero todos comprueban que son dos. Algunos le conocen sólo  por una de sus facetas; otros le conocen sólo por la otra. Y también hay situaciones en que chocan, porque su forma de ser crea ciertas situaciones con sus amistades, y estas dos situaciones no concuerdan, de hecho, son insinceras. Y cuanto más acentuada sea esta discordancia más neurótico será el individuo. Nosotros no podemos soportar demasiado bien más que dos papeles, pero hay casos en los que la gente tiene hasta cinco personalidades distintas.

 

ciudades-eccde-gentes-hannes-kilian-mil-novecientos-sesenta-y-cinco

 

(…) La psique guarda problemas colectivos, convicciones colectivas. Estamos muy influidos por ellas y hay ejemplos que lo prueban. Usted pertenece a cierto partido político o a cierta religión; eso puede ser un determinante importante de su conducta. Ahora que, si surge un problema de conflicto personal, el inconsciente colectivo no es afectado. No se plantea la cuestión y por eso no actúa. Pero en el momento en que usted trasciende su esfera personal ( por ejemplo, usted intenta resolver un problema político o cualquier otra cuestión social que le importe realmente), entonces usted se enfrenta con un problema colectivo. Yo noté en mis pacientes, y especialmente en personas que ejercen una función pública, que tienen una determinada forma de presentarse. Por ejemplo, en el caso de un médico: se conduce correctamente a la cabecera del enfermo, y lo hace como uno espera que se conduzca un médico. Puede llegar, incluso, a identificarse con ello y creer que es lo que aparenta ser. Debe presentarse de cierta forma o, de lo contrario, la gente no creería que es un médico. Lo mismo sucede cuando uno es profesor: también se supone que debemos comportarnos de tal manera que parezca verosímil el ser profesor. Por eso la persona es parcialmente el resultado de las exigencias que detenta la sociedad”.

 

escritores-8juu-carl-jung

 

(Imágenes.-1-Jung- Cartier Bresson- 1961/ 2.-foto Eva Rubinstein/ 3.- foto Hannes Kilian 1965/ 4.-Carl Jung)

Read Full Post »

mujer.-yy7uj.-Marta Syrko

“Quitadme todo: el aire, el sol,

la entraña.

Quitadme hasta la piel

y las pupilas.

Dejadme, sí, la cicatriz

de una palabra.

Dejadme esta galería

de rostros en el alma.

Dejad intacto el muro

donde he escrito sus nombres.

He conquistado:

mis amigos son míos,

mi huerto,

este patio con su alberca

y sus granados.

Llevaros todo.

Dulzuras, lo confieso,

ya no tengo…,

se las di a mis hijos

porque ellos me inventaron.

Eternidad tampoco.

Mi tiempo, si lo tuve,

lo fui dando.

Construí con él la casa.

interiores.-9uun.-Eva Rubinstein.-casa abandonada.-1972

De tiempo dibujé los monogramas.

Un nombre en un anillo

fue mi alianza.

Yo no hice nada.

Sobre un mantel, un  día,

escribí, “casa”.

Después tuve la mía

y fue mía la estancia.

Abrí ventanas,

sembré rosas, membrillos

y albahacas.

Pero mi reino ahora

es una arquitectura

de sintaxis.

Fue simple, no lo niego.

Lo demás me lo dieron,

vino luego.

Y la casa fue azul

con sus paredes altas y su huerto.

¡Tan grande ahora!

Le crece el mundo dentro.

Tenéis razón. Llevaros todo.

Es cierto:

para escribir los nombres de la vida

un muro basta”.

Reyna Rivas.“Estación de hoy

interiores.-3de.-Eva Rubinstein

(Imágenes:- 1.-Elise Brown .-Marta Syrko/ 2 y 3.-Eva Rubinstein)

Read Full Post »