PROGRESAR EN LA VIRTUD

 

 

“Las señales por donde se conoce que un hombre progresa en el estudio de la virtud — recuerda el filósofo griego Epicteto —son : no reprender, no alabar, no menospreciar ni acusar a nadie, no alabarse nunca de lo que él mismo es ni de lo que sabe, acusarse cuando se le impide o prohíbe hacer alguna cosa, burlarse a solas de los que le alaban, no enojarse cuando le reprenden, sino hacer como los que están convalecientes, que andan muy paso a paso para no mover los humores; tener absoluto poder sobre sus deseos, no tener aversión sino de lo que repugna a la naturaleza de las cosas que dependen de ėl; no desear nada con pasión; no importarle nada ser tenido por sabio o por ignorante; finalmente, desconfiar  de sí mismo como de un enemigo doméstico cuyas asechanzas son dignas de ser temidas.”

(Imagen —Byran Hunt- 2001- artnet)

SOBRE LO VERDADERO Y LO FALSO

 

 

“Se es falso de diferentes maneras – dice   La Rochefoucauld -. Hay hombres falsos que quieren siempre parecer lo que no son. Hay otros, de mayor buena fe, que han nacido falsos, se equivocan ellos mismos y no ven nunca las cosas como son.  Los hay cuyo entendimiento es recto y el gusto falso. Otros tienen falso el entendimiento y alguna rectitud en el gusto. Y los hay que no tienen nada falso, ni en el entendimiento, ni en el gusto. De éstos  hay muy pocos  ya que, hablando en general, no hay casi nadie que no tenga alguna falsedad de entendimiento o de gusto.

 

Lo que hace tan universal esa falsedad es que nuestras cualidades son inciertas y confusas y que nuestras apreciaciones también lo son;  no vemos las cosas precisamente  como son, las estimamos en más o en menos de lo que valen y no las relacionamos con nosotros de la manera que les conviene y que conviene a nuestro estado y a nuestras cualidades. Este engaño introduce un número infinito de falsedades en el gusto y en el entendimiento : nuestro amor propio se  muestra halagado por todo lo que se presenta a nosotros con las apariencias del bien;  pero como hay varias suertes de bienes que interesan a nuestra vanidad o a nuestro temperamento, los seguimos a menudo por costumbre o por comodidad;  los seguimos porque los demás los siguen, sin considerar que un mismo sentimiento no debe ser adoptado de la misma manera por toda clase de personas.

 

 

(…) Las gentes honestas deben aprobar sin prevención lo que merece  ser aprobado, seguir lo que debe ser seguido y no presumir de nada. Pero para ello hace falta una gran ecuanimidad y una gran rectitud;   hay que saber discernir lo que es bueno en general y lo que nos es propio, y seguir entonces con razón la inclinación natural que nos lleva hacia las cosas que nos gustan.”

 

 

(Imágenes -1 – Fritz Winter – 1934/ 2- Byran Hunt -1990- artnet/ 3- Clarence Holbrook Carter – 1970/  4- Semyon  Falbisovich)