INTIMIDADES DE VERDI

 

 

Se comentan estos días algunas intimidades de Verdi en relación con su baúl secreto en el que se han encontrado miles de notas, apuntes y manuscritos. Pero Verdi, como tantos otros célebres artistas, dejó una estela de intimidades a lo largo de su vida. Una de ellas la relacionada con la composición de su admirable  “Réquiem”. “ Al día siguiente de los funerales de Manzoni – así lo resumían las páginas de  le Fígaro -, Verdi escribió al municipio de Milán anunciándole su propósito de componer una Misa de Réquiem para el primer aniversario de la muerte del poeta. Para llevarlo a cabo se trasladó a París con su mujer y se estableció en el hotel de Baden, en donde permaneció protegido por el más riguroso incógnito. Al día siguente de su llegada hizo que le llevaran un piano a su cuarto y comenzó inmediatamente a trabajar. Todas las mañanas salía de siete a diez y, caminando al azar, concebía mentalmente el plan de su obra y esbozaba ya las grandes divisiones y los rasgos principales.

 

 

La tarde la dedicaba casi siempre a la lectura. Por la noche, después de cenar, se sentaba al piano, preludiaba y murmuraba a media voz alguna melodía olvidándose de cuanto sucedía alrededor. Todos sabían de qué se trataba pero se guardaban muy bien de perturbar sus meditaciones.  En aquellas veladas íntimas, Verdi concibió la mayor parte de los trozos de su misa. Después de pasar hora y media o dos horas al piano salía a dar una vuelta y volvía a las diez para acostarse. Cuando volvió a Italia, una parte del Réquiem estaba compuesta. La orquestó en Génova y la obra se terminó en el mes de abril último.” “Verdí construyó el edificio del Réquiem  – recordaba también France-Yvonne Bril en su estudio sobre el músico – como algo prodigioso por su diversidad de colores, emocionante por la vehemencia de sus acentos y su humanidad. Verdi había dicho de la novela de Manzoni “Los novios” que era “tan verdad como la verdad misma.” y admiraba al escritor profundamente.

 

 

(Imágenes -1- Verdi – wikipedia/ 2- Verdi – No generic/ 3- interpretación del Réquiem de Verdi en Nueva Yok- 1916 -Wikipedia)

SCIASCIA, LOS DETECTIVES, LO “POLICIACO”

 

 

“Para mis parodias de ambientes  judiciales y delictivos – decía Leonardo Sciascia –  recurro, a grandes trazos, al género policial. Dosifico así la intriga, como hizo “Crimen y castigo”, como la Historia en general debe hacer en lo posible . Mis “detectives” – quizá testigos – no son como los anglosajones, tan cerebrales, aunque me guste recordar a Poe, y aprecie a un Hammett cuya mirada resulta despiadada. En cambio a Simenon le interesa sobre todo describir una situación complicada, un “contexto”, entre el sueño y la vigilia; además, Maigret no es un detective privado sino un policía, lo que suena más al sur europeo. Cuando hay homicidios no trato de aclarar los hechos concretos. Voy presentando, paso a paso, la compleja verdad que implica lo que acaece. Ni interesa mucho saber quién es el asesino, ni sé quién puede serlo. Me interesa siempre otra cosa. Los indagadores de “El caballero y la muerte” o “Una historia sencilla” actúan en un mundo más abstracto. Además, en libros de indagación histórica – como “Muerte de un inquisidor’, o sobre todo “La bruja y el capitán”- el modelo directo es Manzoni”.

Uno de los grandes conocedores de la obra de Sciascia, Claude Ambroise, recordaba que “la certeza de que el criminal será desenmascarado y castigado es una impostura asumida como postulado de la novela policiaca clásica, pero no puede formar parte del concepto sciasciano de “escritura- verdad”. De hecho, en los libros de Sciascia no es el policía quien proclama artificialmente la solución de un enigma, sino el propio autor el que expresa y denuncia los mecanismos de la sociedad en la que vive”.

 

 

Sciascia planteaba así un enfoque singular para la novela policiaca, desplegaba al escribir sus obras una personalidad especial. Italo Calvino, en una carta de 1971, le comentaba: “ He acabado en este momento de leer “El contexto” y me ha divertido y apasionado muchísimo. La falsa novela policiaca como una partida de ajedrez de sabor stevensoniano – chestertoniano- borgiano es un género que aprecio mucho y que tú has conseguido con pulso perfecto”.

 

 

(Imágenes 1-Dan Adkins/ 2-Arthur Tanner- fox / 3- Siascia – milanocultura it)

INTIMIDAD DE VERDI

teatro.-ruujjm.-Cartel de la Opera de Verdi.-Macbeth.-1985.-por Viktor Sadowski

“Yo amo, en las artes, todo aquello que es bello – decía Giuseppe Verdi -; no creo en nada de lo que llaman la escuela, y amo todo lo que es alegre, lo que es serio, lo que es terrible, lo que es grande, lo que es pequeño; amo que lo que es pequeño sea pequeño, lo que es grande sea grande, lo que es alegre sea alegre… En resumen, que todo sea como debe ser: verdadero. Y así le aconsejaba al compositor Umberto Giordano : “cuando usted escriba, no se preocupe para nada de lo que hacen los otros ( sobre todo no se ocupe de los compositores extranjeros), y no busque imitarles; escriba como sienta, sin tomar partido y sea sincero: en arte, lo que cuenta, es la sinceridad, no la mala fe.” “En la música como en el amor, hace falta ser sincero para ser creido.”

Verdi.- ioignn.- La Villa Verdi.- casa finca del compositor en Sant `Agata, en las afueras de Busseto.- museo abierto al público.- bluequino. com.- foto Richard Demers

Algunas intimidades de Verdi en su vida cotidiana las relataba en 1847 el periodista de “La Francia musical” cuando fue a visitarle: ” lleva sobre su rostro y en su humor – escribía – las huellas de sus antiguos sufrimientos morales; a veces pasa semanas enteras en su cuarto de trabajo, cuyo único mobiliario consiste en un gran sillón, dos sillas, una mesa y un piano encima del cual hay colgadas tres coronas, una de oro, otra de plata y la tercera de roble. Todos los días dedica de siete a ocho horas a la música o a la literatura y busca rara vez las ocasiones de distraerse. Resiste incluso a las que se le ofrecen y prefiere algunas horas de conversación a todos los placeres del mundo; es muy educado, pero poco galante; su carácter es dulce, pero melancólico; sobrio y muy regular en su conducta.”

Verdi.- tyyu.-. ceac.unchile.d

Casi treinta años después, tras los funerales de Manzoni, Verdi escribió su Misa en París, en el hotel de Baden, en donde permaneció tres meses, protegido por el más riguroso incógnito.” Al día siguiente de su llegada – y así lo contaba un redactor del Fígaro – hizo que le llevaran un piano a su cuarto y comenzó inmediatamente a trabajar. Todas las mañanas salía de siete a diez y, caminando al azar, concebía mentalmente el plan de su obra y esbozaba ya las grandes divisiones. La tarde la dedicaba casi siempre a la lectura. Por la noche, después de cenar, el maestro, pensativo y silencioso, se sentaba al piano, preludiaba y murmuraba a mezza voce alguna melodía sin preocuparse lo más mínimo de lo que pasaba a su alrededor (…) Después de pasar hora y media o dos horas al piano salía a dar una vuelta y volvía a las diez para acostarse. Cuando volvió a Italia, una gran parte del Requiem estaba compuesta.”

Verdi.- tyyb.- casa natal de Verdi en Roncole di Busseto.- Angelo Formis

“¿Se puede decir que Verdi componía rápidamente? – se pregunta Claudio Sartori en “Historia de la música” – Si él dedicaba siempre poco tiempo a escribir un libreto, esta música nacía en su interior muy lentamente, día tras día, verso tras verso, a medida que el libreto le iba siendo sometido conforme él lo pedía.”

Verdi.- 5343ffb.- Verdi con sus perros, Black, Yvette e Moschino.- cartulina de L. Metlicovitz.- publicada por Giulio Ricordi en 1913

En  1886 escribía a Oprandino  Arrivabene: “en cuanto a opiniones musicales, hay que ser amplio, y yo, por mi parte, soy muy tolerante. Admito a todos aquellos que quieren a todo precio aburrirnos con su buen tono. Admito el pasado, el presente, y admitiría de buen grado el futuro si lo conociera y lo encontrara bueno. En resumen, melodía, declamación, canto, efectos de orquesta, color local (términos de los que se habla tanto, y que, la mayor parte del tiempo, suponen una total ausencia de ideas) no son más que medios. Con estos medios, haced buena música: yo admitiría todo, y todos los géneros.”

(Pequeño apunte cuando el 10 de octubre se cumple el bicentenario de Verdi)

(Imágenes.- 1.- cartel de la ópera de Verdi “Macbeth”.- 1985.- por Viktor Sadowski/ 2.- casa-finca del compositor en Sant Agata, en las afueras de Busseto, bluequino.- foto Richard Demers/ 3.- cartel del “Requiem” de Verdi/ 4.-casa natal de Verdi en Roncale di Busseto.- Angelo Formis/ 5.- Verdi con sus perros Black, Yvette y Moschino.- cartulina de L. Metlicovitz.- publicada por Giulio Ricordi en 1913)