Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘“La Cenicienta”’

 

 

“Cenicientarecuerda Chesterton en sus Ensayos – recibió un carruaje del país de las maravillas y un cochero surgido de la nada, pero también una orden – que lo mismo podían haberle dado en Brixton – de que llegase a casa antes de las doce. Además recibió unos zapatitos de cristal, y no puede ser coincidencia que el cristal sea un material tan común en los cuentos populares. Una princesa vive en un castillo de cristal, la otra en una colina de cristal, y la de más allá lo ve todo reflejado en un espejo. Pueden vivir en casas de cristal, siempre que no tiren piedras, pues ese brillo del cristal no es sino la expresión del hecho de que la felicidad es luminosa pero frágil, como la sustancia que con tanta facilidad se hace añicos en manos de la criada o del gato. Dicho sentimiento procedente de los cuentos de hadas también me impregnó a mí y se convirtió en mi sentimiento respecto al mundo entero. Pensaba, y sigo pensando, que la vida humana es luminosa como el diamante , pero frágil como el cristal de una ventana; y aún recuerdo los escalofríos que sentía cuando oía comparar los cielos con un terrible cristal: temía que Dios hiciera desplomarse con estrépito el cosmos.

 

 

Si Cenicienta dice: “¿Por qué tengo que volver del baile a las doce?”, su hada madrina puede responder :” ¿Y por qué tienes que ir hasta las doce?”. (…)  El caso es que dejé los cuentos de hadas en el cuarto de juegos y ya no he vuelto a encontrar libros tan sensatos. Dejé a la niñera, guardiana de la tradición y la democracia, y no he encontrado a ningún moderno tan cuerdamente radical y conservador como ella. Pero lo importante es que, cuando me introduje en el ambiente intelectual del mundo contemporáneo, descubrí que era totalmente opuesto en dos cosas a mi niñera y a los cuentos infantiles. He tardado mucho en averiguar que era el mundo moderno el que estaba  equivocado y que mi niñera tenía razón. Lo verdaderamente curioso era que el pensamiento moderno contradecía las creencias fundamentales de mi infancia en sus dos puntos esenciales.

 

 

Ya he contado que los cuentos de hadas me inspiraron dos certezas: en primer lugar, que el mundo es un lugar absurdo y sorprendente, que podría haber sido diferente, pero que resulta bastante placentero tal como es; y, en segundo lugar, que, ante esa sorpresa y ese absurdo tan placenteros, más vale ser modesto y aceptar las extrañas limitaciones de tan extraña bondad.”

 

 

(Imágenes-1-Alfred Kubin- 1902 – cortesía de Neue gallerie – the New York Times/ 2- Edmund Dulac- ilustración para los cuentos de Edgar Allan Poe/ 3-oftherwate tumblr/ 4-Norman Rockwell)

Read Full Post »

cuentos.-rggb.-Blancanieves.-zonadvd com

Según ha recordado la prensa, Blancanieves ha cumplido en estas fechas 200 años. “También La cenicienta, la Bella Durmiente, Caperucita Roja y Hansel y Gretel. Todos ellos nacieron con el libro “Los cuentos de hadas de los hermanos Grimm“(…) Los cuentos fueron publicados por primera vez el 20 de diciembre de 1812 y el libro sería después traducido a 170 idiomas, pasando a formar parte de la cultura infantil del mundo entero, de forma que desde 2005 está incluido en el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO”.

infancia.-69gg.-Gustavo Tenggren,. Blancanieves,.EE.UU. 1938Las voces de las madres – como ya comenté en Mi Siglo – quisieron ir educando a los ojos de los niños, luego avivaron la atención de los adultos, y entre todos hicieron girar la llave del misterio de los cuentos para abrir estancias de lectura. “La aventura de oir” – como así tituló su libro Ana Pelegrín (Doncel) sobre el relato oral – nos evoca lo que tantas veces hemos escuchado en nuestra niñez. Los comentarios y las interpretaciones han superado – al menos en cantidad –  a las propias obras, y así Bruno Bettelheim , al analizar en su “Picoanálisis de los cuentos de hadas” diversos aspectos de “Blancanieves”, nos recuerda que “el cuento de hadas no percibe el mundo, ni lo que en él suceda, de modo objetivo, sino desde el punto de vista del héroe, que, es, siempre, una persona en pleno desarrollo. El niño, al identificarse con Blancanieves, ve todas las cosas a través de sus ojos y no a través de los de la reina”.

cuentos.-5gnm.-Blancanieves.- zonadvd com

Respecto a los enanos – estos hombres diminutos – Bettelheim comenta también que “nos encontramos con unos enanitos bondadosos y serviciales. Lo primero que se nos dice de ellos es que regresan de las montañas donde trabajan como mineros. Al igual que todos los enanitos, incluso los más desagradables, son muy trabajadores y listos en sus negocios. El trabajo es la esencia de sus vidas; desconocen el ocio y la distracción. Aunque queden profundamente impresionados  por la belleza de Blancanieves y conmovidos por su desgracia, dejan muy bien sentado que el precio que la niña deberá pagar por permanecer con ellos será su concienzudo trabajo”.

infancia,.599.-Gustavo Tenggren.- Blancanienes de Cartas de Casa.-1938

Las ilustraciones que se han ido haciendo para acompañar a este memorable cuento son muy numerosas y excelentes. Una de las personas que más atención han dedicado al relato infantil español, como ha sido Carmen Bravo-Villasante, recuerda en su “Historia de la literatura infantil” que merece un lugar destacado José Zamora, cuya especialidad eran “las figuras femeninas con atuendos fantásticos, cubiertos de joyas y pedrerías refulgentes, y las niñas ingenuas orladas de guirnaldas de flores (…) Muy influido, sin duda, por las representaciones de los bailes rusos y de las operetas y revistas a la moda, sus dibujos tienen la fastuosidad y elegancia propias del mundo mágico de la escena”.

infancia.-433d,.- Gustavo Tenggren,.- de Blancanieves.-1938

Los cuentos se han extendido en el reino de la noche y su sombra ha ido poco a poco cubriendo esa duermevela de los párpados infantiles a punto de cerrarse e incluso han acudido momentos antes. “De noche – recordaba Andersen -, cuando los niños están sentados muy seriecitos a la mesa o en sus banquetas, llega Ole Cierraojos; sube en silencio la escalera porque no lleva más que medias, abre muy despacio la puerta y, ¡zas!, salpica de dulce leche los ojos de los niños, sólo una pizca, pero lo bastante para que no puedan mantenerlos abiertos y por lo tanto no puedan verle; se esconde detrás de ellos y les sopla suavemente en la nuca, para que les pese la cabeza, claro que sin hacerles daño, porque Ole Cierraojos sólo busca su bien; lo que quiere es que se estén quietos para que él les cuente cuentos.

infancia,.56v.-Gustavo Tenggren.- de Cartas de Casa de Blancanieves,.-1938

Cuando los niños por fin duermen, Ole Cierraojos se sienta en la cama. Está muy bien vestido, su traje es de seda, pero no es posible decir de qué color, porque tiene brillos verdes, rojos y azules, según se mueve; bajo cada brazo lleva un paraguas, uno con estampas, que abre sobre los niños buenos y entonces sueñan toda la noche las más encantadoras historias, y otro paraguas en el que no hay nada, que abre sobre los niños malos, que duermen tan profundamente que por la mañana, cuando se despiertas, no han soñado nada”.

(Imágenes:- 1.-Blancanieves.-zonaldvd/2.-Blancanieves.-Gustaf Tenggren. 3.-Blancanieves.-zonaldvd/ 4, 5 y 6.-Blancanieves.-Gustaf Tenggren)

Read Full Post »