Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘alondra’

 

 

“La alondra es un pájaro del que se dice – escribe Leonardo da Vinci– que, llevado ante un enfermo, si éste ha de morir, le da la espalda y no le mira en ningún momento; y , si el enfermo hubiera de salvarse, este pájaro no aparta de él la vista, más aún, es la causa por la que desaparece toda enfermedad.

De forma semejante, el amor de virtud no mira nunca algo vil, ni triste; por el contrario, constituye siempre su morada en cosas honestas y virtuosas, y regresa siempre al corazón gentil, a semejanza de los pájaros en los verdes bosques sobre las floridas ramas; éste demuestra más su amor en las adversidades que en las prosperidades, haciendo como la luz, que resplandece más al encontrar un tenebroso lugar”.

 

 

(Imágenes -1- alondra/ 2-Tiffany Chung 100 Thompson Gallery – artnet)

Read Full Post »

Los mirlos componen en el aire tonadas de ritmos distintos, cantadas con leves pausas que separan cada tonada. Son  melodías muchas veces afines a la música humana, con variedad de efectos alterando la clave, invirtiendo por completo las frases musicales. El ruiseñor, por su lado, lo hace en diferentes ritmos, con una leve pausa después de cada uno, componiendo frases propias con su técnica del trino. El gran compositor Olivier Messiaen se inspiró precisamente en las voces del mirlo y del ruiseñor llevando así el peso del movimiento para clarinete solo en su “Abismo de los pájaros“. Así lo cuenta Alex Ross en el extraordinario libro “El ruido eterno” (Escuchar al siglo XX a través de su música)” (Seix Barral), y es esa música alada, entre picoteos en las ramas, la que me lleva hasta conciertos escuchados durante años en el silencio del despacho, mientras escribía. “Los pájaros han sido mis primeros y mis mayores maestros. –  explicaba  MessiaenCantan siempre en un modo determinadoNo conocen el intervalo de octava. Sus líneas melódicas recuerdan a menudo las inflexiones del canto gregoriano“. “La Naturaleza, ¡los cantos de los pájaros…!- seguía – Es ahí donde reside para mí la música. La música libre, anónima, improvisada para el placer…”

Evoca Ross que la primera demostración prolongada en la música de Messiaen a partir del perfil de melodías de pájaros llegó con su “Despertar de los pájaros“, donde se oye cantar sucesivamente a docenas de pájaros y, por otro lado, “en el “coro del amanecer”, son veintinuno los que se reúnen en un caos polifónico encantador“. El compositor entregó el control de su música a fuerzas exteriores. “Estoy deseoso de perderme tras los pájaros“, exlamó. “El lenguaje opulento delQuatuor pour la fin du temps” (1941)- sigue diciendo Rosslogra que los pájaros de Messiaen, al contrario de los pájaros en la naturaleza, graviten hacia un centro tonal. (…) La confianza en el canto de los pájaros le permitía a Messiaen recuperar la primacía de una línea cantable“.

Los pájaros siempre han sobrevolado páginas de música. En el siglo XVlll y en el XlX eran alusiones fugitivas, evocaciones pintorescas transportadas suavemente en el peso de las alas. Pero será con Messiaen cuando el “estilo pájaro” – tal como él lo llamaba – plante sus modos, timbres y ritmos sobre las ramas de la gran creación. El “Despertar de los pájaros” (1953) para gran orquesta y piano principal; los “Pájaros exóticos“(1956) para piano solo, 2 clarinetes, xilófono, pequeña orquesta de viento y percusión; el “Catálogo de pájaros“(1956-58) para piano, consagrado a los pájaros típicos de diversas provincias francesas: en el fondo siempre pájaros, pájaros cantando. Entre  imágenes y sentimientos, anidando en las ramas, bullendo y picoteando al mover la cabeza ante la primavera alborotada, ateridos o vigilantes, ahí están en el aire las canciones de la alondra, del jilguero, de la curruca de cabeza negra, notas plateadas en los árboles, canción abreviada del alfarero, crescendos y diminuendos del chorlito, música del petirrojo, del tordo, crescendo del mirlo, canción gorjeada del andahuertas, gorjeo de las currucas, trino del zarcero, inquietud en el saltamimbres, silbo en fragmentos del pinzón real, todo el siglo XX en el aire, como en el aire estará también el XXl entre montañas de largos tiempos y espacios ínfimos que recorren insectos en caravana. Toda la Naturaleza dentro del estudio de Messiaen, en el techo y en el suelo, invadida de sonidos la atmósfera. Van y vienen los pájaros en vuelo corto, flexible, apenas son curva de cántico que llega hasta el piano. Messiaen inclinado, concentrado, trabajando, los ve venir, y dice enseguida: “aquí todo es verdadero, las melodías y los ritmos del solista, las melodías y los ritmos de los vecinos, los contrapuntos de unos y de otros, las respuestas, las mezclas, los períodos de silencio, la correspondencia del canto y de la hora“.

(Imágenes.-1. foto por Richard Day.-Animals Animals.-Earth Scenes-National Geographic/ 2.-foto por Joel Sartore.-National Geographic/ 3.-cortesía Harvey Doerksen U. S. Fish and Wildife Service.-National Geographic/ 4.-foto por Michael Melford.-National Geographic)

Read Full Post »